Si Dios con nosotros…


¿Qué más podremos decir? ¡Que si Dios con nosotros, quién contra nosotros! Si Dios no nos negó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó a la muerte por todos nosotros, ¿cómo no habrá de darnos también, junto con su Hijo, todas las cosas? Romanos 8:31–32

Dios nuestro Señor, Padre nuestro en el cielo y la tierra, bendícenos a nosotros tus niños, te lo pedimos, porque queremos ser tus niños y nada más. Queremos encontrar nuestra alegría sabiendo que somos tuyos, el Dios todopoderoso, quien inició y culminará la redención en la tierra por medio de Jesucristo, nuestro Salvador.

Bendice tu Palabra en nosotros. Danos ánimo en el sufrimiento y la angustia, porque nosotros podemos servirte en todas las circunstancias, aun cuando nos parezca amargamente difícil.

Tu nombre será honrado en nosotros y tu reino vendrá. Tan seguro como perdure la tierra, todo se hará según tu voluntad, en la tierra así como en el cielo. Amén.

 

Christoph Friedrich Blumhardt

mano-de-dios

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s